Considerando que, los animales son seres sintientes y es hora de actuar por ellos, uno de los temas que se debaten en el proyecto de la Ley Orgánica Reformatoria del Código Integral Penal (COIP), es la protección de la fauna urbana y silvestre.

En un inicio, el Grupo Parlamentario de Bienestar Animal incluyó disposiciones referentes a la protección de las mascotas o animales de compañía; sin embargo, el asambleísta por la provincia de Loja, Rubén Bustamante, en la continuación de la sesión No 611 del Pleno de la Asamblea Nacional del martes 4 de septiembre, presentó una propuesta que reconoce los derechos de la naturaleza, fauna silvestre y toda la fauna urbana.

Asegura que la protección debe contemplar casos como el de la amenaza a animales en peligro de extinción o el uso de técnicas no permitidas; y, que se tome en cuenta si en este tipo de delitos concurre la participación o responsabilidad de personas jurídicas privadas, que son muchas veces las que promueven daños.

Por ejemplo, la propuesta señala que deberá ser sancionada con pena privativa de libertad de 1 a 3 años, la persona que cace, pesque, capture, transporte, trafique, maltrate, se beneficie,  o comercialice, productos y derivados de flora o fauna silvestre.

Mientras que, en referencia a la fauna urbana, el legislador asegura que, las infracciones existentes no pueden quedarse únicamente a nivel de contravenciones, sino que algunas deben ser tipificadas como delitos; ya sea en el caso de lesiones, muerte, zoofilia o abuso sexual, hacer participar animales en peleas, con una pena privativa desde los dos meses hasta uno año, incluso hasta más, dependiendo del delito.

Y que debe tipificarse como contravenciones; el abandono de animales de compañía, con una sanción de trabajo comunitario de 20 a 50 horas; y, por maltrato, de 50 a 100 horas.

Además, que deben existir determinados agravantes, con sanciones más severas cuando producto de lesiones causadas, se ocasiona la pérdida de órganos o miembros principales del animal; o, cuando se actúe de esta manera, en presencia de niños, niñas o adolescentes.

Todo esto con la decisión de proteger la vida animal, ya que en la actualidad está claro que existe una marcada relación entre las conductas dañinas de una persona con los animales. Es una razón de fuerza por la que se debería aprobar esta propuesta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *